Novedades

Actualidad Finanzas Corporativas 2020

LA COVID CONVIVENCIA: efectos Macro y Micro 

El mundo próspero y globalizado que conocimos se ha cerrado de un puertazo.  

Henry Kissinger, en su artículo publicado en el WSJ el pasado 4 de abril, observa que el desafío histórico de los actuales líderes será manejar la crisis mientras construyen un nuevo futuro. Si fracasan, el mundo arderá. Agrega también que las naciones descansan en sus instituciones para prever y afrontar calamidades, frenar su impacto y restaurar la estabilidad. Cuando la pandemia pase, las instituciones de varias naciones notarán que han fracasado. 

El mundo ya no será el mismo después del virus. No será el mismo desde la Macro (Naciones), ni será el mismo desde la Micro (empresas)....

En la Macro, la pandemia está provocando consecuencias económicas de gran magnitud a nivel global. De hecho, todas las proyecciones realizadas semanas atrás por los diversos organismos financieros multilaterales están en revisión casi permanente en función del desarrollo de la emergencia sanitaria ya instalada en todo el planeta. 


La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que agrupa a los principales países del globo, preveía a comienzos de marzo pasado un “costo” asociado en términos de disminución del PBI real mundial de entre el 0,5% y el 1,5%, dependiendo del escenario de que se trate (crisis de corta o larga duración), pero todavía señalando un crecimiento moderado para el año en curso. 

El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) ya proyectó en su informe del 23 de marzo una caída del PBI real mundial del 1,5% para 2020, con disminuciones mayores para USA y la Eurozona (del 2,8% y el 4,7%, respectivamente). A nivel regional, el Instituto anticipó caídas del 2,7% anual para América Latina, y en particular del 1,8% para Brasil (señalando, además, la incertidumbre sobre la virulencia de la pandemia en los mercados emergentes, y la existencia allí de grandes centros urbanos y testeos limitados lo que implica riesgos adicionales a la baja).  

En Argentina, el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM - BCRA), que presenta información generada en la encuesta realizada entre los días 26 y 31 de marzo pasados, prevé una disminución del PBI real del 4,3% para este año 2020 (muy alejada de la estimación promedio correspondiente a la encuesta del mes anterior, que señalaba una caída de apenas el 1,2% anual). Diversas fuentes privadas, por su parte, han dado a conocer sus propias proyecciones de crecimiento para el año en curso en términos similares (es decir, disminuciones del orden del 4/7% anual). 

De todos modos, debe subrayarse que dichas estimaciones pueden verse afectadas por los acontecimientos que se sucedan durante las próximas semanas en relación con el desarrollo local de la pandemia y con las características que adopte la estrategia de salida del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio.  

En la Micro, la tensión del minuto-a-minuto no cede. 

En el Informe de la Fundación Observatorio Pyme* del día 7 de abril, las conclusiones -basadas sobre un relevamiento a 960 empresas- son contundentes: solo el 10% de la MiPymes se encuentran totalmente activas, un 36% parcialmente operativas y el 54% del segmento están en situación “no operativas”. Entre las no operativas están las dedicadas a la Construcción (74%), Manufactura (65%) y los Comercios (65%). ¿El costo diario de esta inactividad...? US$ 115 millones...!  

Ante este fenomenal parate solo un 16% de las MiPyME puede pagar los salarios y gastos fijos en el mes de abril. Un 24% no los puede afrontar. Deberá intervenir el Estado, los Bancos y el bolsillo de los accionistas. Un 6% de la MiPyME directamente piensa en cerrar; abandonar la actividad (35.000 empresas que emplean + 190.000 trabajadores).  

Y si parte de las empresas que no pueden hacer frente a sus erogaciones de abril no encuentran alivio en endeudarse o aumentar el aporte de capital, habrá unos +415.000 trabajadores adicionales sin trabajo.  

La tormenta en la que estamos puede convertirse en un tornado. ¿Podemos hacer algo en este período de cuasi-aislamiento para preservar el recurso más preciado, las personas...? 

Sí. 

El Plan A

• evaluar todos escenarios posibles (económicos, financieros, operativos), 
• rediseñar presupuestos, • analizar cada gasto, 
• reformular las partidas críticas del flujo de fondos proyectado, 
• asegurar la liquidez con los recursos disponibles, 
• activar otras fuentes de financiamiento (aportes de accionistas, bancos, mercado de capitales). 

O activar el Plan A Potenciado:  

• re-evaluar el Business Plan de la empresa, 
• poner la lupa en la rentabilidad de cada producto. Discontinuar los que pierden plata, 
• desinvertir en Activos fijos no estratégicos, 
• vender o alquilar Activos no operativos, 
• ampliar el Capital (vía un nuevo socio), 
• desactivar líneas o servicios que no sean el core del negocio, 
• diferir inversiones no críticas • invertir en nuevas tecnologías y procesos on-line, y 
• acelerar la transformación digital. 

La crisis provocada por la pandemia no da respiro. Hemos visto varias. Pasan. Ésta también pasará. 

Hay que pasar a la acción..! 

Fuente: Fundación Observatorio PyME, publicado el 7/4/20 basado en una encuesta on-line del relevamiento a 960 empresas micro, pequeñas y medianas.
 

Daniel Hirsch, Socio 
Ricardo Proganó, Director 

Departamento de Finanzas Corporativas 
info@sms.com.ar

3597.jpg